sábado, 2 de mayo de 2015

Terapia Neural, Procaína, MAO, Gerovital y la doctora Aslan

La Terapia Neural trata de potenciar los sistemas biorreguladores del organismo por el principio de la acción / reacción utilizando como factor precipitante un conocido anestésico local: la procaína, muy utilizado en odontología.
Los estímulos provocados mediante la inyección local de bajas concentraciones diluidas de procaína, libre de efecto anestésico, consiguen que el organismo, por sí mismo, repare numerosos procesos patológicos y que, selectivamente, actúe sobre determinados sustratos que propician la amortiguación de  una enzima, la monoaminooxidasa (MAO) responsable de la destrucción de neurohormonas claves para la vida y el placer como son la norepinefrina, la serotonina y la dopamina.
El cuerpo humano debe de ser considerado como un todo en el que los diferentes aparatos y sistemas están íntimamente relacionados siendo, además, interdependientes. Así pues, el sistema nervioso, el endocrino, el inmune, el cardiovascular, el digestivo, etc., trabajan de manera coordinada de forma que cuando uno de ellos sufre un desequilibrio, el resto enferma.

La comunicación y coordinación entre ellos viene condicionada por la actividad de los neurotransmisores, de determinadas hormonas, de agente proinflamatorios como las citoquinas y de agentes reguladores como la MAO, el PABA (ácido paraaminobenzoico) y el DEAE (dietilaminoetanol). Todas las células del cuerpo están íntimamente involucradas en este complejo sistema de intercomunicación comandado por el sistema neurovegetativo (simpático y parasimpático) que vehicula la información en todas las direcciones imaginables.
La terapia neural, que utiliza procaína en dosis bajas, estabiliza el potencial eléctrico de las membranas celulares regulando sus funciones. 

Aplicaciones e indicaciones de la terapia neural.
La terapia neural persigue con sus estímulos específicos que, mediante la coordinación global de todos los órganos y sistemas, sea el propio organismo quien regule su actividad, reparando al mismo tiempo los desequilibrios que conducen a la aparición de la enfermedad.
Las indicaciones más habituales donde la terapia neural con procaína han demostrado un incuestionable beneficio son:
 - Procesos inflamatorios agudos y crónicos.
- Tratamiento del dolor agudo y crónico.
- Procesos ósteo-articulares degenerativos y traumáticos.
- Problemas que afectan al aparato cardiovascular.
- Patologías degenerativas del sistema nervioso.
- Desajustes hormonales.
¿Qué es la procaína?
La procaína es un anestésico local ampliamente utilizado en odontología y carente de efectos indeseables cuando se utiliza en las dosis recomendadas. En dosis mayores pueden observarse reacciones alérgicas de escasa relevancia clínica. Por sus propiedades farmacológicas, se dice que la procaína tiene una acción simpaticolítica, disminuyendo la percepción del dolor y el estrés.
Como agente de base para la terapia neural se utiliza en concentraciones inferiores al 1%. 
La procaína se forma mediante la fusión de un ácido (PABA) y un alcohol (DEAE). Cuando la procaína es inyectada se disocia en los dos factores que la han creado, es decir, en PABA y DEAE.
Las acciones del PABA son múltiples y absolutamente necesarias para mantener una perfecta homeostasis. Es un factor clave en la producción de aquellos agentes reguladores de un equilibrado desarrollo metabólico. Se sabe, además, que el PABA entra a formar parte de los elementos productores de glóbulos rojos en la médula ósea. Facilita la conservación de la piel y los tegumentos protegiendo el pelo y las uñas, al tiempo que modula la actividad de glándulas como el tiroides, las suprarrenales, la hipófisis, los testículos y los ovarios. A nivel del tracto digestivo regula las secreciones enzimáticas de hígado y páncreas y estabiliza la flora intestinal lo que contribuye al buen equilibrio del sistema inmunológico y a la producción de agentes como vitaminas de los grupos B y K, ácido pantoténico, ácido fólico y biotina. 

Los efectos del DEAE son menos conocidos y sus acciones se vinculan con la estabilidad emocional evitando síndromes psiquiátricos del tipo de la depresión o la ansiedad e incrementando el nivel de euforia.
Ambos agentes (PABA y DEAE) una vez incorporados al organismo son inestables y rápidamente metabolizados por el hígado. Sin embargo, cuando se administra procaína sus efectos resultan más eficaces y duraderos.
Los efectos de la procaína son numerosos. No sólo es un potente anestésico local sino que en bajas concentraciones tiene los efectos antes mencionados a los que cabe añadir: Regulador neurovegetativo. Estabilizador del potencial eléctrico de las membranas celulares. Antiarrítmico. Antiinflamatorio. Miorrelajante. Antiespasmódico. Vasodilatador. Analgésico. Antihistamínico, etc.
Investigaciones antienvejecimiento de la doctora Ana Aslan con procaína:
En 1946, la doctora rumana Ana Aslan descubrió, tratando excombatientes de la Segunda Guerra Mundial, que la procaína contenía múltiples propiedades terapéuticas. Sus investigaciones clínicas y de laboratorio le llevaron a crear en 1952 el Gerovital H3, capaz de aportar los nutrientes necesarios para reparar y/o renovar las células envejecidas o dañadas facilitando, además, un mayor aporte de oxígeno a las células. Su fórmula, al día de hoy, continúa siendo el secreto que la doctora Aslan se llevó a la tumba pero se sabe que la procaína está en la base de su formulación. 
Dra. Ana Aslan a los 90 años
La Dra. Ana Aslan, conoció a través del Journal of Physiology que existía una enzima en el cuerpo humano denominada monoaminooxidasa (MAO). La revista reportó que la MAO conserva estables e inalterados sus niveles en sangre hasta la edad de 30 años pero, luego, aumenta sus concentraciones plasmáticas de forma exponencial, conforme envejecemos.

La MAO neutraliza los efectos de determinados neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y la norepinefrina. Conforme los individuos van cumpliendo años, la actividad de la MAO aumenta destruyendo más rápidamente estas substancias de tanta importancia fisiológica. La dopamina, la serotonina y la norepinefrina son los agentes responsables de sensaciones  relacionadas  con el placer, la serenidad y la calma y al parecer, también, con la longevidad.

Se encontró que los pacientes que sufren patologías debilitantes tales como la artritis, artrosis, neuritis, arteriosclerosis, senilidad o depresión tienen niveles mucho más altos de MAO que lo normal.

Investigando con ratas blancas envejecidas, la Dra. Aslan condujo una serie de experiencias para tratar de disminuir los niveles de MAO usando varias fórmulaciones. Descubrió así, una combinación que consiguió reducir en un 85% la actividad y las concentraciones plasmáticas de MAO en las ratas investigadas en tan sólo un período de 15 días. Pero lo más interesante fue que las ratas con los niveles disminuidos de MAO vivieron un 21.2% más de tiempo que otro grupo normal de ratas blancas en las que no se administró el agente reductor de la MAO.

Durante los siguientes años, la Dra. Aslan observó el comportamiento de numerosos pacientes tratados con su fórmula secreta. En promedio, el grupo del estudio vivió aproximadamente un 29% más que la esperanza de vida promedio de la población general, lo que en términos relativos permite calcular un incremento de unos 16 años en las expectativas de vida.

A través de los años, miles de pacientes de la Dra. Aslan manifestaron mejorías y alivios típicamente relacionados con el envejecimiento, tales como la artritis, neuritis, impotencia, deterioro mental, pérdida de memoria, psoriasis, asma, angina de pecho, úlceras, arteriosclerosis, depresión, diabetes, hipertensión, piel reseca y poco tono muscular, falta de deseo sexual y de energía, osteoporosis, hipoacusia e incluso algunos pacientes canosos manifestaron que el pelo había conseguido un tinte más oscuro. Las mujeres post-menopáusicas tratadas manifestaron un alivio significativo de los síntomas inherentes a este proceso biológico (sofocos, falta de deseo sexual, tendencia a la obesidad, sequedad vaginal, etc.). 


Todas estas propiedades terapéuticas son las que le dan a la procaína la capacidad de tener un fuerte efecto antienvejecimiento que condujo a la Dra. Ana Aslan a utilizarla en sus tratamientos de rejuvenecimiento y que la hicieron famosa por los años cincuenta del pasado siglo XX. Las investigaciones de la Dra. Aslan no pasaron inadvertidas por la comunidad científica internacional y por personajes relevantes de la alta sociedad. Muchas celebridades recibieron tratamiento con procaína, desde bellas estrellas del celuloide como Marlene Dietrich, Marilyn Monroe o Claudia Cardinale,  políticos como Mao Ze-Dong, John F. Kennedy, Fidel Castro, Francisco Franco, o Charles De Gaulle, pintores como Dalí o Picasso, escritores como Pablo Neruda y actores como Omar Sharif.

Numerosas clínicas antienvejecimiento continúan aplicando, hoy en día, este procedimiento terapéutico de reconocida eficacia médica, entre ellas la nuestra.

1 comentario:

  1. Autentico GEROVITAL H3 se puede solo adquirir de distribuidor autorizado de Rumania.
    Distribuidor autorizato: Alex Calin Tel: +40723141550 (whatsapp & viber) Bucarest, Rumania

    www.gerovitalmexico.blogspot.com
    https://gerovitalmexico.wordpress.com/

    ResponderEliminar